La Ley de Protección de Datos Personales

Meses atrás, escribíamos sobre la necesidad de que se apruebe una ley que cubriera el vacío legal existente en materia de protección de datos personales, aliviando el clima de inseguridad jurídica y asegurando el respeto de los derechos fundamentales ligados al manejo de esta información. Atendiendo a este clamor general, en julio de 2011, el Gobierno promulgó la Ley N° 29733, Ley de Protección de Datos Personales.

La ley considera datos personales a toda información sobre una persona natural que la identifica o la hace identificable a través de medios que pueden ser razonablemente utilizados, considerándose como datos sensibles a aquellos constituidos por los datos biométricos que por sí mismos pueden identificar al titular; datos referidos al origen racial y étnico; ingresos económicos, opiniones o convicciones políticas, religiosas, filosóficas o morales; afiliación sindical e información relacionada a la salud o a la vida sexual.

De acuerdo con la referida ley, el tratamiento de los datos personales, contenidos en (o destinados a) bancos de datos de administración pública o privada, debe realizarse contando con el consentimiento previo, informado, expreso e inequívoco de sus titulares y asegurando el pleno respeto de los derechos fundamentales de estos últimos, quienes tienen derecho, de manera previa a su recopilación, a ser informados sobre la finalidad y el destino de los datos, la existencia del banco de datos en el que se almacenarán, el tiempo durante el cual se conservarán sus datos personales y la posibilidad de ejercer los derechos que la ley les concede sobre el particular.

Adicionalmente, debe indicarse que la ley ha designado al Ministerio de Justicia, a través de su Dirección Nacional de Justicia, como la Autoridad Nacional de Datos Personales. Corresponderá a dicha Autoridad realizar todas las acciones necesarias para el cumplimiento de la ley, incluyendo la administración y actualización del recién creado Registro Nacional de Protección de Datos Personales.

A la fecha, se encuentra pendiente de aprobación el Reglamento de la ley en cuestión. Esperemos que con dicho Reglamento, la ley se erija en una efectiva herramienta de protección de los datos personales y de los derechos fundamentales involucrados.

Deja un comentario